Respuesta a “Un llamado a los delegados de la Asociación General”

Respuesta a “Un llamado a los Delegados de la Sesión de la Asociación General”

Introducción

El Pr. Larry Kirkpatrick, prominente líder del así llamado “adventismo histórico” y ferviente opositor de la ordenación de la mujer, realizó un llamado a los delegados adventistas que se reunirán en San Antonio en Julio de este años para decidir sobre la posición de la Iglesia Adventista sobre la ordenación de la mujer.

En este artículo analizaremos sus argumentos y todo lo  que dice en su ruego a los delegados adventistas.

Los requisitos de la Biblia

En el minuto 1:00 el pastor Larry Kirkpatrick declara que desea que la Iglesia ordene pastores y ancianos de acuerdo a los requisitos que la Biblia impone. Mi pregunta es la siguiente ¿En qué versículo de la Biblia se dice que un requisito para ser anciano o pastor es de sexo masculino?

Antes de responder a la pregunta es necesario recordar que la Biblia no muestra congregaciones apostólicas regidas por pastores, sino por ancianos, que también eran denominados obispos (llamados en griego presbuteros y episcopos respectivamente). No existía ningún cargo eclesiástico por encima de este puesto. La Biblia nunca menciona en ningún versículo que un requisito para ser un anciano era el ser hombre.

Más tarde el Pr. Kirkpatrick acude a algunos textos bíblicos para defender su postura. En total hace referencia a tres versículos:

“Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.” (1 Tim. 2:12 RV60)

Según lo que el Pr. Kirkpatrick sugiere debemos interpretar este versículo literalmente, lo cual nos lleva a tres conclusiones:

  1. La mujer no debe enseñar
  2. La mujer no debe ocupar posiciones de dominio sobre el hombre (como el pastorado).
  3. La mujer debe estar en silencio.

Analicemos estas conclusiones en orden. Si tomamos el punto 1 literalmente entonces nos encontramos con una gran contradicción, pues el mismo Pablo es un testimonio en contra. En la Epístola a Tito 2:3 Pablo dice que las ancianas “Deben enseñar lo bueno”[1]. Esta es una traducción del griego kalodidaskalous, que viene de didaskalos (maestro) y kalos (bueno).

En Hechos 18:26 se relata que Apolos “comenzó a hablar valientemente en la sinagoga. Al oírlo Priscila y Aquila, lo tomaron a su cargo y le explicaron con mayor precisión el camino de Dios.”.

Aquí se dice que tanto Priscila como Aquila le explicaron a Apolo el camino de Dios, es decir, las doctrinas del cristianismo. Aquí la palabra griega utilizada es exethento, que significa declarar, exponer o explicar y es la misma utilizada en Hechos 28:23 cuando Pablo les explicó a los judíos en Roma las profecías acerca de Cristo. Curiosamente, Pablo declara que Priscila y Aquila eran sus “compañeros de trabajo en Cristo Jesús” (Rom. 16:3)

El punto B, el más conflictivo, tiene una explicación que se aleja de la postulada por el Pr. Kirkpatrick. Pero antes de eso analicemos el versículo:

διδασκειν δε γυναικι ουκ επιτρεπω ουδε αυθεντειν ανδρος αλλ ειναι εν ησυχια [2]

didaskein de gunaiki ouk epitrepo oude authentein andros all einai en hesujia

Enseñar a la mujer no permito ni authentein un hombre sino permanecer en silencio/quietud

El verbo authenteo, traducido como “ejercer dominio” por la Reina Valera solo aparece una vez en la Biblia. Pero si aparece en otros escritos extra-bíblicos donde tiene como significado cometer un homicidio, realizar una actividad por sí mismo/independientemente, instigar un crimen o ejercer influencia o dominio sobre otro [3].

El contexto de la declaración se basa en la conducta que Pablo recomienda a las mujeres cristianas. Él comienza diciendo que la mujer debe “aprender con serenidad, con toda sumisión”. Luego declara que la mujer tampoco tiene permitido que “enseñe al hombre”. Ahora nosotros vimos que esta declaración no puede ser tomada literalmente, pues Pablo ordenaba que las mujeres “deben enseñar lo bueno”, además de que tenemos al menos un ejemplo de una mujer allegada suya que le enseño a un hombre, y aun así él la consideraba como una compañera de trabajo en Cristo Jesús.

Luego Pablo utiliza el ejemplo de Adán y Eva para defender su posición. ¿Qué hizo Eva? ¿Cometió un asesinato, dominó a Adán o lo instigo a cometer un crimen? Eva fue quien instigó a Adán de comer la fruta prohibida, provocando que él pecara.

La iglesia de Éfeso, donde Timoteo estaba (1 Tim. 1:3), sufría por la aparición de “supuestos maestros” que predicaban “doctrinas falsas” y provocaban “controversias” mediante “leyendas y genealogías interminables” (v. 4). Había quienes pretendían ser “maestros de la ley” (v. 7) que provocaban “discusiones inútiles” (v. 6).

Pablo les ordenaba a las mujeres que permanezcan en “silencio” (el punto C). La misma palabra utilizada aquí: hesujia, es utilizada en 2 Tesalonicenses 3:12, donde Pablo declara que había algunos que no trabajaban en nada, sino que pasaban su tiempo “entrometiéndose en lo ajeno” (v. 11 RV60). A ellos Pablo les ordena “que tranquilamente (hesujia) se pongan a trabajar para ganarse la vida.”

Es claro que “estar en silencio” (RV60) no era sinónimo de inactividad, pasividad o incapacidad de hablar. En realidad el mismo Pablo atestigua que las mujeres podían orar o profetizar en voz alta en los cultos (1 Co. 11:5). Así que podemos que lo que Pablo realmente deseaba era que las mujeres no fueran partícipes de las discusiones y controversias que sacudían a la iglesia, que no se entrometieran en estos asuntos “inútiles” (1 Tim. 1:6), sino que se mantuvieran en quietud. Su conducta no debía instigar a los hombres a participar de estas controversias, para que así ellos pudieran estar libres de “enojos” y “contiendas” (1 Tim. 2:8)

Los otros dos textos que el Pr. Kirkpatrick utiliza dicen básicamente lo mismo así que los analizaremos juntos:

“Así que el obispo debe ser intachable, esposo de una sola mujer, moderado, sensato, respetable, hospitalario, capaz de enseñar” (1 Tim. 3:2)

“El anciano debe ser intachable, esposo de una sola mujer; sus hijos deben ser creyentes, libres de sospecha de libertinaje o de desobediencia.” (Tito 1:6)

El argumento del Pr. Kirkpatrick es simple, si Pablo dice que el anciano (u obispo, ambos términos eran sinónimos en la iglesia apostólica) debía ser “esposo de una sola mujer” entonces es claro que debían ser hombres. Este puede parece un argumento irrefutable, pero no lo es. Esto se debe a un motivo muy simple. Pablo también ordena que éste sea un requisito también para los diáconos:

“El diácono debe ser esposo de una sola mujer y gobernar bien a sus hijos y su propia casa.” (1 Tim. 3:12)

Sin embargo, existe evidencia bíblica de que existieron diaconisas:

“Les recomiendo a nuestra hermana Febe, diaconisa de la iglesia de Cencreas” (Rom. 16:1)

¡Y en toda la Biblia no existe ni siquiera un solo versículo que diga “las diaconisas deben ser esposas de un solo hombre”!

Lo que Pablo pedía es que los ancianos sean monógamos y no cometan adulterio, nunca estuvo diciendo que debían ser únicamente varones.

Existe un último argumento bíblico que el Pr. Kirkpatrick utiliza para defender su posición. Él dice: “Dios nos diseñó de cierta manera. Adán debía liderar y proteger, con Eva combinando sus capacidades únicas para ayudar”

¿Es este el diseño de Dios?

La Biblia dice: “Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó” (Gn. 1:27).

Tanto el hombre como la mujer fueron creados a la imagen de Dios. No existe evidencia bíblica de que ambos fueran destinados a tener niveles diferentes o funciones diferentes. Elena de White dijo lo siguiente: “En la creación Dios la había hecho [a Eva] igual a Adán” [4]. El Pr. Aquí muestra sus prejuicios contra la mujer insinuando que mientras que el hombre debe liderar, la mujer solo puede “ayudar”.

Es cierto que la Biblia llama a la mujer como “ayuda adecuada” (Gn. 2:18), sin embargo esta expresión no alcanza a expresar el significado en hebreo. Las palabras ezer kenegdo pueden traducirse más apropiadamente como “complemento” o “apropiada para él” [5].

Adán había visto que todos los animales tenían una pareja (v. 19-20), pero que él estaba solo. Dios le mostró su necesidad de compañía, su soledad inherente al ser humano y después le mostró la solución. Al crear a Eva Dios creó a alguien igual pero contrario a él, su contraparte, su complemento.

Fue solo después de la caída cuando esta igualdad que Dios había establecido fue reemplazada por la sujeción al hombre, fruto de la entrada del pecado al mundo.

La igualdad fue el diseño de Dios, la desigualdad el fruto del pecado. ¡Tenlo en mente Larry!

La Cultura y la Ordenación de la Mujer

En la introducción el Pr. Kirkpatrick inicia su declaración introduciendo sutilmente la idea de que la ordenación femenina es una cuestión cultural, y quienes la promueven desean que la Iglesia se acerque más a la cultura, en vez de seguir los parámetros bíblicos. Este es un argumento de dos filos.

Lo cierto es que por siglos la cultura occidental ha sido predominantemente machista. Pensemos que las mujeres pueden votar hace apenas un siglo, dependiendo del país. Las estadísticas declararan que las mujeres reciben un salario menor por realizar el mismo trabajo que un hombre y en muchos países occidentales la violencia de género es un problema serio y lejos de estar resuelto. Mi punto es que yo también puedo declarar que el Pr. Larry Kirkpatrick  desea que la iglesia se mantenga en una cultura machista en vez de acercarse a los parámetros bíblicos de igualdad, servicio y sumisión mutua. Como dije, el argumento cultural es un arma de dos filos.

En el minuto 04:00 el Pr Kirkpatrick da un analogía interesante al decir que como adventistas seguimos a la Biblia al observar el sábado, mientras que seguimos a la cultura al promover la OM. ¿Esto es así?

Como ya hemos visto, no hay ningún versículo en la Biblia que diga que solo los hombres pueden ser pastores o ancianos. Los argumentos del Pr. Ya han sido refutados.

Lo cierto es que la Biblia nos dice que las distinciones culturales no significan nada para Dios:

“Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús.” (Gal. 3:28)

El espíritu de un Cristo debe ser de sumisión mutua y servicio al prójimo:

“Sométanse unos a otros, por reverencia a Cristo.” (Efe. 5:21)

“Jesús los llamó y les dijo: —Como ustedes saben, los gobernantes de las naciones oprimen a los súbditos, y los altos oficiales abusan de su autoridad. Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor,  y el que quiera ser el primero deberá ser esclavo de los demás; así como el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos.” (Mat. 20:25-28)

En la Iglesia apostólica no existían las distinciones culturales que nosotros realizamos. Había diaconisas (Rom. 16:1), mujeres liderando congregaciones (2 Jn. 1:1) y mujeres como apóstoles (Rom. 16:7).

La Hipocresía del Pr. Kirkpatrick

Algo que llama la atención es que para refutar la OM el Pr. Kirkpatrick nos pide que interpretemos literalmente algunos versículos. Sin embargo, parece que solo cita aquellos versículos que le sirven y solo los interpreta de la manera que los conviene.

En 1 Timoteo 2:12 se dice que la mujer no debe enseñar, sino mantenerse en silencio. ¿Por qué no interpretamos este versículo literalmente como quiere el Pr. Kirkpatrick?

Tal vez deberíamos hacerlo y prohibirle a las mujeres ser maestras o profesoras, así como maestras de escuelas sabáticas si tienen a algún varón como alumno. También tendríamos que prohibirles predicar en el púlpito, así como orar, cantar o dirigir el servicio de adoración. Solo deberían estar en silencio.

Estoy seguro que la gran mayoría de los oponentes de la ordenación de la mujer  se opondrían a que hiciéramos todo esto, pero es lo que hay que hacer si vamos a interpretar al pié de la letra los versículos que el Pr. Kirkpatrick citó.

Algo que el Pastor no comprende es que no podemos interpretar literalmente cada versículo. Muchos de ellos fueron dados en circunstancias especiales y son completamente inaplicables en la actualidad. Permítanme explicarlo con un ejemplo.

Pablo le recomendó a Timoteo que haga lo siguiente:

“No sigas bebiendo sólo agua; toma también un poco de vino a causa de tu mal de estómago y tus frecuentes enfermedades.” (1 Tim. 5:23)

¿Tenemos que tomar este versículo literalmente también? ¿Cada vez que nos enfermamos del estómago debemos tomar “un poco de vino”?

La respuesta a estas preguntas es NO.

Detrás de este texto existe un principio: Debemos cuidar nuestra salud y tratar nuestras enfermedades. Bajo ninguna circunstancia debemos hacer lo mismo que hacía Timoteo y tomar vino para nuestros problemas estomacales, mejor deberíamos ir a un doctor y tomar la medicina que nos recomiende.

Lo importante es aplicar el principio, no obedecer literalmente.

El Argumento del Miedo

Otra cosa muy curiosa en el video es lo mucho que el Pr. Kirkpatrick se explaya en asuntos que poco o nada tienen que ver con la ordenación de la mujer. El Pastor habla mucho acerca de las supuestas consecuencias que la iglesia tendrá si acepta la ordenación de la mujer. Según lo que él insinúa la ordenación de la mujer traerá también la aceptación del método histórico-gramático y de la homosexualidad, la introducción de la meditación y la música rock, el apoyo al domingo, etc. ¿Quién no se asustaría al escuchar todo esto? El hecho es que el pastor se preocupa mucho de hablar sobre estas supuestas consecuencias de la OM para asustar a los oyentes.

Como esto realmente me llamó la atención volví a ver el video pero esta vez con un cronómetro en la mano para ver cuánto tiempo le dedicaba a cada cosa. Según mi cuenta el Pr. Kirkpatrick pasó 51 segundos utilizando argumentos bíblicos o referencias de Dios o de la Biblia para atacar la ordenación de la mujer. Pero pasó 3 minutos y 36 segundos hablando de las supuestas consecuencias que sufrirá la iglesia si se acepta la OM. Es decir ¡Cuatro veces más tiempo!

Ahora, no quiero decir que las preocupaciones del Pr. Kirkpatrick son injustificadas, pues realmente hay personas que quieren introducir la aceptación de la homosexualidad y el método histórico-crítico dentro de la Iglesia. Sin embargo, estas personas son una pequeña, muy pequeña minoría. Yo apoyo la ordenación de la mujer pero no estoy de acuerdo con apoyar la homosexualidad ni el método histórico-crítico. Así que pasar tanto tiempo hablando de eso nos dice dos cosas muy interesantes sobre el Pr. Kirkpatrick: que no posee suficientes argumentos bíblicos y que desea utilizar el miedo como un motivo para desalentar la OM.

Conclusión

Hace poco tiempo el Pr. Ted Wilson, presidente de la iglesia mundial, declaró que el tema de la ordenación de la mujer era un asunto que cada persona debía estudiar por su cuenta con oración. Creo que es el mejor consejo que se puede dar. Así que quiero recomendar a cada persona que estudie el tema de la ordenación femenina siguiendo el consejo bíblico: “sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno,” (1 Tes. 5:21). No le crean a nadie, ni siquiera a un Pastor, ni siquiera a mí. Sométanlo todo a prueba, estudien y oren, oren mucho.


Referencias

[1] A menos que se indique algo diferente todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Nueva Versión Internacional.

[2] Texto tomado de “The Greek New Testament” 4ta Ed. (New York: American Bible Society, 2002)

[3] Nancy W. de Vyhmeister ed., Mujer y Ministerio (Barrien Spring: Andrew University Press, 2004), 240.

[4] Elena de White, El Hogar Cristiano (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2007), 100

[5] Diccionario Bíblico Adventista (Buenos Aires: ACES, 2002), 416

One thought on “Respuesta a “Un llamado a los delegados de la Asociación General”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *