La AG intenta disolver las uniones que ordenan mujeres pastoras

La AG intenta disolver las uniones que ordenan mujeres pastoras

Introducción

Durante las últimas dos semanas ha habido una considerable conmoción entre la Asociación General y las uniones que ordenan mujeres como pastoras. En estos días se tomaron varias decisiones importantes que fueron ampliamente divulgadas por medios adventistas en inglés, pero que tuvieron poca repercusión en el ámbito hispano-hablante de la Iglesia Adventista.

Este artículo es un resumen y explicación de todos los eventos que han sucedido en estas semanas acerca de la Asociación General y la ordenación de la mujer.

La Asociación General publica documentos sobre la unidad

El 25 de septiembre la Secretaría de la Asociación General publicó en su sitio web dos documentos en los cuales se hacía un resumen de textos bíblicos y citas de Elena de White acerca de la unidad. Ambos documentos fueron enviados a todos los participantes del Concilio Anual de la Asociación General, que se llevará a cabo desde el 7 al 12 de octubre.

Estos documentos, uno de ellos está titulado “A Study of Church Governance and Unity,” (traducido como “Un estudio del gobierno de la iglesia y la unidad”, haz clic en el link para leerlo), y tiene 50 páginas de extensión, mientras que el otro es un resumen de solo 17 páginas llamado “Summary of a Study of Church Governance and Unity,” (“Resumen de un estudio sobre el gobierno de la iglesia y la unidad”, haz clic en el título para leerlo).

El plan de la Asociación General es que ambos documentos sean leídos por los miembros del Concilio Anual en preparación de un voto en el cual se trate el tema de las uniones que han decidido ordenar mujeres. Las ideas principales de estos documentos son las siguientes:

  1. La Asociación General de los adventistas del séptimo día es la autoridad más elevada sobre la tierra.
  2. Cristo le ha dado a la iglesia “poder plenario”, y cuando es la expresión de toda la Iglesia en vez de un individuo, no hay justificación para resistir la autoridad de todo el cuerpo de creyentes.
  3. La unidad es una de las doctrinas más importantes de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, y solo se puede alcanzarla mediante la aceptación del cuerpo de la iglesia con la autoridad organizacional más elevada, es decir, la Asociación General.
  4. Los adventistas del séptimo día están unidos por su compromiso a Cristo, creencias bíblicas comunes, misión compartida, estudio semanal de la Guía de Estudio de la Escuela Sabática, una estructura organizacional mundial interdependiente, y prácticas y reglamentos mutualmente acordados.
  5. Los Reglamentos Eclesiásticos-Administrativos (Working Policy) de la Asociación General es el vehículo de la Iglesia para promover la unidad y la misión (incluso más desde la votación de la ordenación en 2015 en el congreso de la Asociación General.
  6. Declaraciones y otras acciones aprobadas por un congreso de la AG o por el Comité Ejecutivo de la AG son considerados como expresiones de los reglamentos de la Iglesia. El Comité Ejecutivo de la AG ha delegado a las uniones la responsabilidad de seleccionar a los candidatos para la ordenación, basándose en criterios establecidos por la Iglesia mundial.
  7. La Iglesia mundial (es decir, la Asociación General) ha establecido los criterios de la ordenación desde 1879.
  8. La diversidad de prácticas puede ser permitida, pero solo después de que un cuerpo representativo haya acordado permitir alguna variación.
  9. Las unidades organizacionales y los representantes de los miembros de iglesia tienen voz en las decisiones de los niveles más elevados de la estructura eclesiástica. Sin embargo, al tener voz, la reciprocidad indica que deben aceptar las decisiones colectivas.
  10. Se requiere una exigencia estricta a los reglamentos a “todas las organizaciones en cada parte del campo mundial”.
  11. Ningún campo mundial puede apartarse de las decisiones tomadas por niveles más elevados de la estructura que tienen una autoridad más amplia. El estatus de los campos locales “no es automático, perpetuo o auto-generado”, sino que “es concedido a la membresía como un fideicomiso”.
  12. Una acción unilateral de asuntos importantes es contraria al modelo bíblico y a la práctica tradicional adventista. Por lo tanto, es una distracción satánica.
  13. La ordenación es cualitativamente diferente que la comisión o la entrega de credenciales.
  14. La ordenación de la mujer ha sido desautorizada explícitamente por una acción de a AG en congreso, una decisión reforzada por otras dos votaciones de congresos de la AG.
  15. Las credenciales ministeriales son temporales; la ordenación es permanente (excepto en casos de disciplinas).
  16. Las acciones recientes para entregar exclusivamente licencias a pastores (como pastores comisionados en vez de ordenados) son contrarias a las políticas votadas por el Comité Ejecutivo de la AG y los congresos de la AG.
  17. Debido a que la ordenación es el reconocimiento del llamado divino que la Iglesia da, no puede ser devuelta debido a un impulso personal.
  18. Pastores ordenados no pueden convertirse, retrospectivamente, en pastores comisionados o licenciados. Si ellos califican para una credencial ministerial deben recibirla, y no recibir alguna otra credencial o licencia. Los Reglamentos Eclesiásticos-Administrativos excluyen cualquier otra posibilidad.
  19. Los Reglamentos Eclesiásticos-Administrativos pueden ser enmendados, y sus provisiones pueden ser ignoradas en ciertas circunstancias, pero esto requiere consultas previas y consenso.

Graves Problemas con los documentos de la AG

Luego de la publicación de estos documentos diferentes personas y organizaciones manifestaron su preocupación. Esto se debe a varios motivos. Para empezar, los documentos de carácter teológico no pueden ser producidos por la Secretaría de la AG (como se hizo en este caso). Cualquier documento de naturaleza teológica usualmente es comisionado a uno o varios teólogos especialistas en el tema. Luego los resultados de la investigación son revisados por el Instituto de Investigación Bíblica (BRI por sus siglas en inglés), que usualmente es la organización que se encarga de comisionar la realización de estos documentos. Pero este procedimiento no fue seguido con los documentos sobre unidad que la AG produjo.

Otros problemas incluyen la falta de un estudio bíblico serio en estos documentos. Por ejemplo, en las cincuenta páginas del documento principal hay solo 12 citas a las Escrituras, más otras 76 referencias en notas al pie o paréntesis. En ninguna cita o referencia se menciona el contexto bíblico ni se realiza una exégesis apropiada.

Si hay abundantes menciones a Elena de White, sumando un total de 189 referencias (¡más que la Biblia!). De hecho, el 63 por ciento de las notas al pie son referencias a Elena de White.

El Plan de Ted Wilson

Durante una reunión del Comité de la Asociación General y Oficiales de las Divisiones (conocido como GCDO por sus siglas en inglés), Ted Wilson propuso que las uniones que actualmente ordenan mujeres como pastoras sean disueltas y reemplazas dos uniones misiones. La diferencia entre uniones y uniones misiones es que en estas últimas no son los miembros los que eligen los líderes, sino que la Asociación General elije a los líderes. El comité de GCDO aprobó la propuesta.

Los documentos producidos por la Secretaría de la AG sirven como “justificación teológica” para el plan propuesto por el Pastor Wilson.

El problema es que la propuesta del Pastor Wilson no está avalada por los Reglamentos Eclesiásticos-Administrativos de la Asociación General (Working Policy en inglés). De acuerdo a los reglamentos, es la División, y no la Asociación General, la que determina si una unión está incumpliendo las reglas.

B 95 15 If, in the opinion of a division administration, a union/union of churches appears to be in apostasy or rebellion, and the procedures outlined in B 95 05 have been followed, but have proved unsuccessful, the following steps shall be taken:

  1. The matter shall be considered by the division executive committee at a duly called meeting of the committee, at which time all the relevant data shall be shared. The division executive committee shall then determine whether or not the union/union of churches is in apostasy or rebellion. FUENTE

Traducción:

B 95 15 Si, en la opinión de la administración de una división, una unión/unión de iglesias parece estar en apostasía o rebelión, y se han seguido los procedimientos en B 95 05, pero no han sido exitosos, los siguientes pasos deben ser tomados:

  1. El asunto debe ser considerado por el comité ejecutivo de la división en una reunión debidamente convocada del comité, en la cual toda la información relevante deberá ser compartida. El comité ejecutivo de la división deberá determinar si la unión/unión de iglesias está en apostasía o rebelión.

Los Reglamentos Eclesiásticos-Administrativos son claros, es la División, y no la Asociación General, quien determina si una unión está en rebelión. Dado que los Reglamentos no autorizan a la AG a realizar esto, la propuesta del Pastor Wilson de disolver las uniones no solo no es legal, sino que es una usurpación de los deberes de la División. Irónicamente, cuando se le informó que su propuesta no estaba en armonía con los Reglamentos, ¡la primera reacción del Pastor Wilson fue solicitar a la GCDO que se cambien las cláusulas!

El pedido del Pastor Wilson fue rechazado por la GCDO.

Respuestas oficiales al plan de Ted Wilson

Numerosas organizaciones y varios renombrados teólogos expresaron su preocupación por el contenido de los documentos. Las principales preocupaciones expresadas tienen que ver con las semejanzas a la eclesiología católica que estos documentos poseen. Los conceptos bíblicos de autoridad, ministerio y ordenación que la Iglesia Adventista ha mantenido durante su historia no están presentes en estos documentos. El teólogo adventista Reimar Vetne dijo los siguiente:

“La Secretaría de la AG rompe con nuestro estudio global de la teología de la ordenación y ahora propone que la ordenación pastoral (las credenciales ministeriales) son “cualitativamente diferentes” (p. 35) de las licencias ministeriales, las comisiones y (uno puede suponer) de la ordenación de ancianos y del ministerio de los miembros en general. Piensen en esta frase por un momento. “Cualitativamente diferente”. Esta es una frase que los adventistas hemos evitado deliberadamente en nuestra comprensión de los diferentes roles en el cuerpo de Cristo.

Si el Secretario de la AG consigue cumplir su voluntad en el Concilio Anual, esto alineará al Adventismo incluso más cerca con la eclesiología católica romana. Estaremos adoptando la distinción católica entre los “ministros con sotana” (es decir, sacerdotes) por un lado y las personas laicas por el otro. Ya no seríamos una nación de sacerdotes. Algunos de nosotros seríamos “cualitativamente diferentes” de los demás.

Personalmente, si mis credenciales ministeriales indican que mi ministerio es “cualitativamente diferentes” del resto de los adventistas en el Reino de los Cielos, entonces voy a devolver mis credenciales. Yo soy protestante, no católico.

FUENTE

El Seminario Teológico Adventista del Séptimo Día de la Universidad Andrews votó la siguiente declaración acerca de los documentos de la AG

“Nosotros en la Facultad Teológica Adventista del seminario de la Universidad de Andrews, afirmamos la verdad bíblica de la unidad en la iglesia basada en la adoración a Dios, una fe común, nuestra comunidad y nuestro sentido de misión. Tenemos serias preocupaciones con el reciente documento “Un Estudio de Gobernación y Unidad en la Iglesia” publicado recientemente por la Asociación General y su expresión de la naturaleza y autoridad de la Iglesia. Es necesario discutir con amplitud este importante tema eclesiológico por la Iglesia en general antes de que este documento sea adoptado.”

Votado el 30 de Septiembre de 2016.

FUENTE

El 4 de octubre la Facultad de Teología de la Universidad Adventista de Loma Linda votó con unanimidad apoyar la declaración de la Universidad Andrews.

El mismo día la Unión Noruega de los Adventistas del Séptimo Día publicó una respuesta oficial a los documentos de la AG titulada “A response to «A Study of Church Governance and Unity»” (Una respuesta a ‘Un Estudio del Gobierno de la Iglesia y la Unidad’). Para leer la traducción al español de este documento haz clic aquí.

En su respuesta, la Unión Noruega señaló que ,aunque la intención de la Asociación General es forzar a las uniones a obedecer los Reglamentos Eclesiásticos-Administrativos, la justificación para intentar esto claramente es errónea. La Unión declaró que “El mayor problema con este pensamiento es que la Asociación General está apelando a los reglamentos, pero para las Uniones en cuestión, esto es un tema de un mandato bíblico y moral.”.

La Facultad de Teología de la Universidad Adventista de Walla-Walla también emitió un comunicado declarando:

Nosotros, los profesores de la Facultad de Teología de la Universidad de Walla-Walla afirmamos fuertemente el concepto bíblico de la unidad de la iglesia basado en nuestra adoración a Dios, en nuestra fe común, nuestra vida compartida en comunidad, y en nuestro sentido compartido de misión. Al mismo tiempo, tenemos serias preocupaciones acerca del reciente documento titulado “Un Estudio del Gobierno de la Iglesia y la Unidad”, recientemente publicado por la Asociación General y su descripción de la naturaleza y autoridad de la iglesia. Nosotros compartimos la preocupación expresada por otros teólogos y eruditos acerca de que es necesario que haya una significativa cantidad de discusión sobre este importante asunto eclesiológico antes de que sea adoptado en una manera general y vinculante. También expresamos nuestra preocupación sobre el concepto de ordenación que está establecido en el documento, un concepto que parece depender más de la tradición que de la evidencia bíblica. Sinceramente esperamos que haya más discusión y deliberación antes de que los elementos de este documento se conviertan en políticas eclesiásticas”. FUENTE

Sin embargo, la respuesta más contundente provino por George R. Knight. Él es un reconocido teológo, escritor, profesor e historiador adventista. Algunas de sus obras más conocidas son “Nuestra Identidad”, “Nuestra Organización” y “Nuestra Iglesia”.

La Asociación General le había solicitado a Knight que escriba dos documentos para que los miembros del Concilio Anual los estudien. Estos documentos tratan de la historia del adventismo, y su concepción de la autoridad y estructura dentro de la iglesia. George Knight decidió publicar libremente uno de sus artículos, titulado “El Papel que desempeñan las Uniones en relación a las Autoridades Superiores” (haz clic en el título para leerlo). EN su artículo declara que la acción de la Asociación General “puede estar llegando peligrosamente cerca de la imitación de algunos de los más graves errores del catolicismo romano”.

Voto Oficial del GCDO

El comité de oficiales de la Asociación General y de las Divisiones (GCDO) decidió votar la siguiente declaración:

EOM/PRE/GCDO16AC/PREXAD/GCDO16AC to MLR-16AC(DIV)

114-16G UNIDAD EN MISIÓN: PROCEDIMIENTOS EN RECONCILIACIÓN ECLESIÁSTICA

Este documento no ha sido votado por el Comité Ejecutivo de la Asociación General

UNIDAD EN MISIÓN: PROCEDIMIENTOS EN RECONCILIACIÓN ECLESIÁSTICA

La Iglesia Adventista del Séptimo Día continúa creciendo con miembros que provienen de “toda nación, tribu, lengua y pueblo”. Estos creyentes tienen el privilegio de trabajar y orar por la unidad en la fe y en la misión por la cual Jesús oró tan fervientemente (Juan 17:11, 20-23). A veces esta unidad puede ser un desafío para la iglesia local, cuánto más para una familia mundial de casi 20 millones de personas consistiendo en muchos idiomas, culturas y trasfondos diferentes. ¡Pero aun así este es el ideal elevado al cual hemos sido llamados!

Por eso es tan importante que nos juntemos para orar, planificar y votar políticas y lineamientos formales. Estos proporcionan un marco de referencia que nos ayuda a mantenernos juntos como un pueblo, unido en una misión y mensaje profético. No es algo que debamos tratar livianamente o ignorar. Más bien, representa nuestro mejor esfuerzo como un cuerpo mundial para ser fieles a Dios y actuar juntos.

Para que cualquier organización funcione efectivamente, los miembros a veces deberán dejar de lado sus opiniones y preferencias personales en favor del bien común y el bienestar del cuerpo general. Como seres humanos imperfectos, podemos esperar que se cometan errores. Dios es nuestro Líder infalible, pero sus seguidores no siempre entienden esto bien. A veces individuos organizaciones operan fuera de las políticas votadas de la Iglesia. A veces esto pasa por accidente, a veces a propósito (e incluso a veces con muy buenas intenciones). Pero los reglamentos tienen procedimientos bien definidos que deben ser seguidos cuando un individuo o entidad siente la necesidad de ser excepto de un reglamento o acción votada de la Iglesia. Cuando una entidad decide “ir por su cuenta”, todo el cuerpo mundial de la Iglesia sufre y es disminuida. Si no es tratan, estas acciones pueden llevar a cargos de injusticia, y pueden socavar la misión unida de la Iglesia.

Por lo tanto, ¿qué debe hacer la familia de la Iglesia cuando esto sucede? ¿Ignorar la situación, orando para que el problema sencillamente desaparezca? ¿Actuar inmediatamente y exigir obediencia? ¿O hay algún otro camino más equilibrado que podemos tomar para rendirnos cuentas entre nosotros y trabajar juntos para el bien común?

Después de mucha oración, consultas y debates, se ha

RECOMENDADO, 1. Adoptar los siguientes pasos de reconciliación con las entidades que parecen haber pasado por alto o ignorado los principios bíblicos expresados en las Creencias Fundamentales, acciones votadas o los reglamentos administrativos de la Iglesia:

A. Escuchar y orar.

I. Este paso comienza cuando los oficiales ejecutivos o el cuerpo gobernante se vuelve consciente de una aparente razón para preocuparse acerca de las acciones de una entidad subsidiaria. Los oficiales ejecutivos, entonces, deberán reunirse con los líderes de la entidad subsidiaria. Esto proporcionara una oportunidad para orar juntos y escucharse mutuamente.

B. Consultar con grupos más amplios.

I. Si se encuentra que hay motivos para un debate mayor, los oficiales ejecutivos de la siguiente organización superior deberán, después de consultar con la entidad, establecer un grupo más amplio para discutir la preocupación. Este grupo, incluyendo a laicos, pastores y administradores de la entidad y la Iglesia en general, deberán reunirse al menos dos veces en un período de seis meses. Esto proporcionara una oportunidad para escucharse mutuamente, orar juntos y estudiar la voluntad de Dios en su Palabra, así como el Espíritu de Profecía. Se deben realizar todos los esfuerzos posibles y se debe dar todo el tiempo necesario para visitar personales, consultas abiertas, reuniones y foros para dialogar.

IISi el asunto tiene elementos críticos acerca del tiempo (por ejemplo, una entidad preparándose para tomar un préstamo no autorizado que no pueda ser revertido), el comité ejecutivo, en consulta con la siguiente organización superior, puede autorizar un plazo de tiempo enmendado.

III. Los oficiales ejecutivos que establecieron el grupo más amplio, deberán proporcionar actualizaciones regulares sobre las discusiones al cuerpo gobernante y a los oficiales ejecutivos de la siguiente organización superior.

C. Escribir cartas pastorales.

I. Si después de seis meses de discusión el asunto no ha sido resuelto, los oficiales ejecutivos de la siguiente organización superior deberán escribir cartas pastorales alentando a los oficiales ejecutivos y al cuerpo gobernante de la entidad a llevar su organización a ser fieles a los principios bíblicos expresados en las Creencias Fundamentales, las acciones votadas, y los reglamentos administrativos de la Iglesia.

D. Escuchar y orar nuevamente.

I. Si estas cartas aun no resuelven el asunto, los oficiales ejecutivos de la siguiente organización superior deberán reunirse nuevamente con los oficiales ejecutivos y el cuerpo gobernante de la entidad en cuestión para instarlos y alentarlos a reconsiderar (a menos que un plazo de tiempo enmendado haya sido aprobado en el paso B, más arriba). Ellos deberán solicitar una oportunidad para encontrarse nuevamente con el grupo que ha estado abordando el asunto.

E. Comenzar fase dos de reconciliación

I. Si por alguna razón el proceso anterior de oración y consulta no resuelve el asunto, el comité ejecutivo del nivel administrativo superior necesitará considerar los procedimientos de resolución de conflicto referidos en la recomendación 2, más abajo.

Por los principios bíblicos expresados en las Creencias Fundamentales o acciones votadas y reglamentos administrativos de una naturaleza mundial, la Asociación General se involucrará.

RECOMENDADO, 2. Solicitar al Comité Administrativo de la Asociación General que le recomiende al Concilio Anual de 2017 pasos procedimentales a ser seguidos en el evento de que una resolución del conflicto no sea alcanzada bajo los procedimientos identificados anteriormente.

Incluso aunque la resolución de conflictos será necesaria de vez en cuando, la familia adventista del séptimo día y todos los niveles organizacionales son llamados a ser parte de un movimiento profético escatológico para alcanzar con un mensaje de esperanza y salvación a todas las naciones, lenguas, credos y razas alrededor del mundo. Que gran privilegio es ser parte de una Iglesia que lleva las “las cargas de los otros” (Gal. 6:2), que es benigna, misericordiosa, perdonándose los unos a los otros (Efe. 4:32), y que lucha por trabajar juntos “para que el mundo crea” (Juan 17:21).

“Amén; sí, ven, Señor Jesús.” (Ap. 22:20)

Todas las referencias bíblicas provienen de la New King James Version (en la traducción se usó la Reina Valera de 1960).

Para ver el documento original en inglés del voto haz clic aquí.

Resultado Final

El plan de disolver las uniones que ordenan pastoras fracasó estrepitosamente, a pesar de ser propuesto por el presidente de la Asociación General.

El plan a seguir por la Iglesia será de llevar a cabo los procedimientos establecidos por el voto tomado por el GCDO. El tema será tratado nuevamente en el Concilio Anual de 2017. Es decir, las uniones que ordenan pastoras tendrán un “año de gracia”. Si en ese tiempo no rescinden sus decisiones  (lo cual parece muy improbable dado que las tomaron por motivos bíblicos, espirituales y morales, y lo que diga la Biblia pesa más que cualquier reglamento) la Asociación General volverá a tratar el tema en 2017.

Fuentes

http://www.adventistreview.org/church-news/story4391-church-governance-and-unity-to-be-discussed-at-annual-council

http://spectrummagazine.org/article/2016/09/29/annual-council-considers-authority-document-demonizes-many-church-entities

http://spectrummagazine.org/article/2016/09/29/breaking-general-conference-leadership-considers-takeover-unions-ordain-women

http://spectrummagazine.org/article/2016/09/30/update-general-conference-considers-taking-over-%E2%80%9Crebellious%E2%80%9D-unions

http://spectrummagazine.org/article/2016/10/04/loma-linda-university-school-religion-faculty-vote-unanimous-support-seminary-res

http://spectrummagazine.org/article/2016/10/05/breaking-general-conference-proposes-year-grace-unions

http://spectrummagazine.org/article/2016/10/07/general-conference-outlines-proposed-plan-action-unions-ordain-women

http://www.adventistreview.org/church-news/story4433-recommendation-on-non-compliance-to-go-to-annual-council

http://spectrummagazine.org/article/2016/10/10/analysis-use-general-conference-working-policy-case-unions-ordain-women

 

2 thoughts on “La AG intenta disolver las uniones que ordenan mujeres pastoras

  1. ¿Por qué mejor no se vota remover al Pr. Wilson de su cargo por todo lo que está haciendo en contra de la unidad de la iglesia? Él es quien no está respetando la conciencia individual de sus miembros de iglesia. Sus decisiones son las que han causado este efecto divisionista. Ojalá surja una voz cuerda que proponga a la Junta de la AG la remoción del Pr. Wilson, sería lo más sano para toda la iglesia.

  2. La obra Adventista, no es de los hombres, es de DIOS.
    Creo que antes de proponer soluciones simplistas, debemos unirnos en oración, pidiendo a DIOS que él sea quien nos muestre el camino a seguir y las decisiones a tomar a fin de no dar lugar a que *”criterios humanos”* por “bien intencionados que sean”, puedan provenir del enemigo de DIOS y destruir al pueblo de DIOS.
    No olvidemos que al final de los días de este mundo, el diablo lleno de ira se irá contra la mujer y el *”resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen la fe de JESUS”*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *