Junia, Una Mujer Apóstol

Junia, Una Mujer Apóstol

Por Dianne D. McDonnell

 

Por muchos años muchos han pensado que Junia(s) era un hombre, o si ellos admitían que fue una mujer, ellos la consideraban como alguien muy estimada por los apóstoles. ¡Investigaciones académicas recientes prueban que ella fue tanto mujer como apóstol! Pero comencemos mirando a cada pieza que la escritura presenta:

“Saluden a Andrónico y a Junia que son mis parientes y estuvieron conmigo en prisión. Ellos se han destacado entre los apóstoles y se unieron a la fe de Cristo antes que yo.” (Romanos 16:7)

Griego: Aspasathe Andronikon kai Iounian tous sungeneis mou kai sunaichmalootous mou hoitines eisin episeemoi en tois apostolois hoi kai pro emou gegonan en Christoo

  1. Andronicus: significa “hombre de victoria”.
  2. Iounian: un nombre latino común significa “juvenil”, una mujer cristiana en Roma, mencionada por Pablo como una de sus compatriotas y prisionera junto a él. Ver las siguientes páginas para más pruebas.
  3. Parientes: podría significar que eran parientes por sangre, o de la misma raza, o de la tribu de Benjamín.
  4. Compañeros de prisión: ellos en alguna ocasión habían estado en prisión juntos, posiblemente por ser líderes cristianos. Pablo había llegado a conocerlo muy bien a ambos.
  5. Descatados: episemos, destacado, notable, eminente.
  6. Entre: en, traducido como “entre” en otros 97 lugares del NT. En Mateo 20:26: “ser grande entre ustedes” usa la misma palabra. Expresa la idea de estar dentro de un grupo.
  7. Apóstoles. Estos no fueron de los Doce, sino apóstoles (es decir, alguien que es enviado) de acuerdo al don espiritual (1 Corintios 12:28), y tenemos pruebas bíblicas de que otros se hicieron conocidos como apóstoles cuando recibieron este don o llamado espiritual. Pablo y Bernabé fueron apóstoles (Col. 1:1; Hechos 14:3, 4); también Silvano y Timoteo, leer 1 Tes. 1:1 y 2:6.
  8. Antes: Ellos dos estuvieron “en Cristo” antes de Pablo, lo cual quiere decir que fueron bautizados ante de Pablo, y de esta manera lo precedieron como cristiano. ¡Andrónico y Junia tenían más experiencia que Pablo!

¿Junia fue una apóstol o simplemente muy estimada por los apóstoles?

Pablo nunca confía en las opiniones de otros apóstoles para respaldar sus enseñanzas o sus alabanzas[1]. Él conocía a estos dos muy bien, habiendo estado en prisión con ellos. ¿Por qué estaría diciendo que otros pensaban que ellos eran destacados? Él los conocía mejor y los estaba alabándolos como “destacados” (o eminentes) entre los apóstoles”. Pablo los consideraba apóstoles tal como se consideraba a sí mismo un apóstol. Ellos fueron parte del grupo llamado apóstoles, eran apóstoles, y fueron puestos como un ejemplo notable.

El Comentario Bíblico Wycliffe declara: “Pabl los describe como siendo prominentes entre los apóstoles, y como siendo apóstoles antes de él”.

La United Bible Societies Handbook Series, una reconocida autoridad compuesta por un comité de traductores respetados, primero reconociendo que ellos eran un equipo hombre/mujer: “Andrónico y Junias… podrían fácilmente haber sido esposo y mujer, o hermano o hermana”. Ellos reconocen que algunos han malinterpretado la oración para que signifique “los apóstoles los conocían bien”, pero una interpretación mucho más aceptable sugeriría que estos… eran considerados como apóstoles y eran reconocidos, por ejemplo “como apóstoles ellos eran reconocidos”[2].

¿Por qué no hubo ninguna mujer entre los doce apóstoles originales de Jesús?

Una mujer podría haber sido asesinada por violación moral  durante ese tiempo contra una mujer que fuera una de los discípulos. Viajar juntos durante el período de capacitación de tres años y medio demandó que el grupo íntimo de Jesús fuera masculino. Las mujeres que viajaron con él no fueron formalmente llamados discípulos y así pudieron ser aceptados por esa cultura.

Recuerden, todos los doce apóstoles fueron judíos varones. ¿Significa eso que todos los apóstoles o líderes tienen que ser judíos? ¿No hubieron apóstoles norteamericanos ni apóstoles canadienses. ¿Significa eso que Jesús nunca llamaría a pastores norteamericanos o canadienses para servirlo? Los doce fueron seleccionados en un período de tiempo específico y tener a una mujer apóstol en los doce originales hubiera traído persecución y acusaciones de inmoralidad. Jesús nunca dijo nada que excluiría a apóstoles mujeres en el grupo que Pablo fue parte. Después que los doce vemos que hubo al menos una mujer, posiblemente casada, que fue llamada a ser un apóstol: Junia. Como algunos de los primeros creyentes, ella y su esposo pudieron haber estado entre los 120 discípulos mencionados en Hechos 1:15.

¿Hay alguna prueba de que el término “apóstol” continuó más allá de los Doce?

Ve el número siete en la lista por escrituras que prueban que otros fueron llamado apóstoles además de los doce originales y Matías. Hombres como Pablo, Bernabé, Silvano y Timoteo fueron llamados apóstoles. También ver Thayer, 4.

También encontramos pruebas escriturales de que hubieron muchos otros que fueron llamados apóstoles en el Nuevo Testamento más allá de los doce. 2 Cor. 8:22-24 es traducida como “mensajeros de las iglesias” pero es la misma palabra griega apostolos y debería ser traducida como “apóstoles de la iglesias”.

En Filipenses 2:25 Epafodito también es llamado como un apostolon o apóstol, pero una vez más es traducido como “su mensajero” en vez de como apóstol.

¿Comentadores primitivos registran que Junia fue una apóstol mujer?

El Dr. Leonard Swidler declara “Hasta donde sé, ningún comentador de este texto hasta Aegido de Roma (1245-131) tomó el nombre como si fuera masculino”[3]. Así que hasta fines del siglo XIII, todas las referencias históricas acuerdan que Junia era mujer, tal como los hombres de abajo:

Orígenes de Alejandría que vivió a fines del siglo II (182-253). Ver Epistolam ad Romanos Commentariorum 10, 23, 29.

Huan Crisóstomo, del siglo IV (337-497) escribió: “¡Oh, cuán grande es la devoción de esta mujer, que ella es considerada digna del apelativo de apóstol!” (Homilía sobre la Epístola de San Pablo el Apóstol a los Romanos XXXI).

Jerónimo (340-419) escribió que Junia era una mujer (Liver Interpretationis Hebraicorum Nominum 72, 15). También Hatto de Vercelli (924-961), Teofilaco (1050.1108) y Pedro Abelardo (1079-1142)[4].

¿Cómo es que Junia se convirtió en mujer?

El cambió tomó lugar en aproximadamente el año 1298 lo cual fue durante la regencia del papa Bonifacio VIII (Benedicto Gaetani, gobernó entre 1294 y 1303). Ustedes recordarán que la primera persona en registrar a estos dos como “hombres” fue Aegido en Roma, un contemporáneo del Papa Bonifacio VIII. La Enciclopedia Católica continua diciéndonos que este papa fue acusado de infidelidad, herejía, simonía, inmoralidad grosera e innatural, adulterio, magia, pérdida de la Tierra Santa, la muerte de Celestino V, y mucho más. Cuando el Rey Felipe IV de Francia trajo estos cargos contra él, ¡cinco arzobispos, 21 obispos y varios abades se situaron con el rey![5]. Este hombre maligno había persuadido al papa anterior a él, Celestino V, que renuncie, y después de su elección como papa, puso a prisión a este hombre anciano hasta su muerte[6].

Una cita de Bonifacio VIII es “Es completamente necesario para la salvación que cada criatura humana se sujete al pontificado romano”[7].

Una decisión papal que trató directamente con mujeres religiosas fue la bula papal conocida como “Periculoso”, la cual era la primera palabra del texto en latín. Este decreto de 1298 anunció que todas las monjas, sin importar su rango, las reglas que observaban o donde estaban ubicados sus monasterios- ¡todas las monjas debían estar perpetuamente enclaustradas!. A menos que una monja contrajera una enfermedad contagiosa, ella no podría dejar su monasterio o invitar a “personas no autorizadas” en el monasterio[8]. Ellas habían estado libres de ir y venir según sus asuntos religiosos y ministerios, pero ahora las monjas debían estar totalmente separadas y ya no eran libres de ir y venir según deseaban. Esta fue una decisión fundamental y transformó a los monasterios virtualmente en prisiones. Una orden de monjas expulsó al obispo que entregó este decreto fuera de su monasterio y arrojó el edicto con él. Una razón dada para este decreto fue por seguridad, pero poco después muchos monasterios seguros que estaban en el campo fueron cerrados y trasladados a las ciudades, así que esta razón no parece válida realmente. Bonifacio bien podría haber limitado el poder y la influencia de las mujeres en la iglesia. Muchas monjas protestaron pero el edicto permaneció y continúa hasta el día de hoy. Las monjas nunca recuperaron la libertad que tenían antes del edicto del año 1298.

Los monasterios de mujeres eran famosos por producir sus propios copistas e ilustradores de manuscritos[9]. Por lo tanto estas monjas copistas bíblicas y educadas, entre ellas algunas como Gertrudis la Grande (1256-1302) que escribió Heraldos del Amor Divino, serían capaces de citar a Junia como una apóstol mujer debido al registro bíblico de Romanos. ¿Acaso Bonifacio VIII también dictó que Junia de ahí en adelante sea considerada como un varón?. La evidencia conclusiva nos evade, pero sabemos que al mismo tiempo que se dio el edicto contra las monjas, los comentadores bíblicos medievales comenzaron a referirse a Junia como un varón. La primera persona a la que el Dr. Swidler cita es Aegido de Roma. Si esta persona es la misma que Aegido Colonna, el Arzobispo de Bourges que ayudó a Bonifacio a escribir una de sus principales bulas papales, entonces tendríamos un link directo con Bonifacio VIII[10]. Otro cambio impactante ocurrió alrededor del mismo tiempo.

“Junía” se convierte en “Junias”

“Sin excepción, los padres de la iglesia en la antigüedad identificaron a la compañera de Andrónico en Romanos 16:7 como una mujer, tal como lo hizo el minúsculo 33 en el siglo IX, el cual registra Iounia (griego para Junia) con un acento agudo. Solo más tarde, copistas medievales de Romanos 16:7 que no podían imaginarse a una mujer siendo apóstol comenzaron a escribir el nombre masculino Iounias (Junias) con una s. Este nombre tardío, Junias, no existía en la antigüedad; su explicación como una abreviatura griega del nombre latino Junianus es improbable”[11].

Alrededor del tiempo en el que el edicto del Papa Bonifacio les quitaba su libertad a las monjas en 1898, los copistas comenzaron a escribir el nombre Junia como Junias. Aun así, investigaciones recientes han mostrado que el nombre recientemente creado Junias, ni siquiera existía en el tiempo de Pablo.

“Este hipotético nombre Junias, sin embargo, no está atestiguado en ninguna inscripción antigua, pero el nombre latino femenino Junia aparece más de 250 veces entre inscripciones solo en Roma. Además, las traducciones antiguas y los manuscritos más antiguos con acentos apoyan la lectura de Iounian como Junia. Finalmente, Junias sería una forma irregular. Por lo tanto, los ruditos críticos actuales cada vez más interpretan el nombre como el femenino Junia”[12].

Junia era un nombre latin femenino muy común y no tenemos ningún registro de algún varón que tuviera el nombre Junia. Pero copistas medievales comenzaron a copiar el nombre con una “s” para esconder el nombre de Junia, ignorando que el nombre Junias “no existía en la antigüedad”. Así que Junia recibió un nombre ficticio, posiblemente por mandato del Papa Bonifacio VIII.

El apostolado es listado como uno de los dones espirituales dados por Dios.

Dios mismo le dio la capacidad hacer estos trabajo “En la iglesia Dios ha puesto, en primer lugar, apóstoles; en segundo lugar, profetas; en tercer lugar, maestros; luego los que hacen milagros; después los que tienen dones para sanar enfermos, los que ayudan a otros, los que administran y los que hablan en diversas lenguas” (1 Corintios 12:28).

El apostolado es listado primero por Pablo como uno de los dones espirituales más importantes debido a que estos individuos son responsables de evangelizar, establecer iglesias, organizarlas, manejas los problemas que surgen, ordenar ancianos por cada iglesia, y generalmente coordinar, supervisar y servir varias congregaciones. Una vez más, es Dios el que les da a estos individuos la habilidad, como un don espiritual, para hacer un determinado trabajo. La ordenación fue usualmente hecha después de que la persona a había cumplido el trabajo mediante la dirección del Espíritu Santo de Dios. Ustedes notarán que Esteban ya realizaba milagros y predicaba incluso antes de su ordenación como diácono (Hechos 1:10).

Dado que Junia recibió el don espiritual más elevado junto con su esposo Andrónico, es obvio que las mujeres también pueden recibir el llamado (don espiritual) de servir a Dios como un profeta, maestro o cualquier otro de los dones espirituales. En las escrituras que explican los dones espirituales, no hay indicación de que algún don esté limitado solo a hombres. Tanto hombre como mujeres deben trabajar juntos usando cualquier talento, capacidad y done espiritual que hayan recibido por Dios para servir al pueblo de Dios.


Fuente: http://godswordtowomen.org/juniamcdonnell.htm


Referencias

[1] Galatians 1:18-24

[2] United Bible Societies Handbook Series, (1961-1997) for Romans 16:7

[3] Leonard Swidler, Biblical Affirmations of Women, Westminster Press (1979) p. 299

[4] Charles Trombley, Who Said Women Can’t Teach, Bridge Publishing (1985) p. 190

[5] Catholic Encyclopedia, 1913 edition, article on Pope Boniface VIII

[6] New Catholic Encyclopedia, 1967 edition, Vol. 2, article on Pope Boniface VIII

[7] From papal bull, Unam Sanctam, Nov. 1302, as quoted in The Encyclopedia of Religion, 1995, Vol. 1, PP 288-289.

[8] Elizabeth M. Makowski, Canon Law and Cloistered Women, http://cuapress.cua.edu

[9] Book review of Women in the Days of the Cathedrals by Regine Pernoud, translated by Anne Cote-Harriss, p. 2. Online: www.ignatius.com/magazines/hpr/Hprbooks.htm

[10] Catholic Encyclopedia, (1913), “Pope Boniface VIII”

[11] “Junia”, The Anchor Bible Dictionary, (1992), Vol. 3, p. 1127

[12] Women in Scripture, editor Carol Meyers, (2000), article “Junia” by Bernadette J. Brooten, p. 109

One thought on “Junia, Una Mujer Apóstol

  1. Estimados amigos: la pregunta está mal hecha según el original en ingles: How did Junia become known as a male? en el quinto titulo que dice ¿Como es que Junia se convirtió en mujer?

    Sería ¿Cómo se dio a conocer Junia como hombre?

    Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *