Carta del Presidente de la División Interamericana sobre la Ordenación de la Mujer

Pastores y Administradores

División Interamericana

 

Apreciados Colegas en el Ministerio:

Durante las grandes discusiones sobre el asunto de que si las Divisiones se les debe permitir la aprobación de la ordenación sin importar el género, la Administración de su División ha escogido mantener el silencio. No quisimos involucrarnos en este asunto que dando divisionismo ha traído a la iglesia, y así perder nuestro foco y visión en la misión dados a nosotros por el Señor.

Además, cuando se hizo una encuesta preliminar de los dirigentes de las uniones de la División Interamericana esto indicó que la Iglesia estaba dividida en el mismo medio, con 51% a favor, y 49% en contra. Esto nos orientó para mantenernos fuera del debate a pesar de opiniones personales, porque dirigimos una Iglesia unida y no debe ser razón para divisionismo.

Siempre ha sido y siempre será la opinión que lo que decida la Iglesia mundial, esto es lo que haríamos. El voto o decisión en San Antonio fue claro, que la Iglesia mundial no está lista todavía para a otorgar a las 13 divisiones mundiales el privilegio de seguir otro rumbo. Así que, la Iglesia en Interamérica acepta y se guiará por la decisión de la Iglesia mundial, indicando que las divisiones no tienen la autorización de tomar otro camino que el que ha sido decidido por la Iglesia mundial en cuando al asunto de la ordenación.

Nuestro presidente mundial lo ha aclarado, sin embargo, que este voto o decisión no cambia nada y todas las decisiones previas limitando o aprobando cualquier asunto sobre la ordenación, permanecen intactas. Esto significa que:

  1. Las mujeres pueden prepararse y server como pastoras o alguna otra posición de liderazgo en la Iglesia que no requiera la ordenación…
  2. Que las posiciones o puestos como presidentes, es el único puesto específico que requiere la ordenación al Ministerio, y por lo tanto debe permanecer solamente para aquellos que han sido ordenados al ministerio.
  3. Que las mujeres líderes cualificadas y preparadas pueden mantener cualquier otra posición en la iglesia.
  4. Que todas las decisiones previas sobre el asunto de la ordenación de ancianas, diaconisas, etc. es y se mantendrá en efecto, así que cualquier congregación que desee elegir una mujer para server de anciana, está totalmente libre de hacerlo y ordenar a esta líder como anciana, diaconisa, etc.
  5. Que las pastoras tengan completo apoyo de la Iglesia mundial para server como pastor de iglesias, líderes departamentales, Iíderes de instituciones, etc. y que pueden ser comisionadas como ministros.
  6. Que como ministros comisionados, si son ordenados como ancianas de Iglesia, pueden ejercer en todos los aspectos el Ministerio, dejando a un lado dos asuntos que requieren ser un ministro ordenado. Estos son: organización de nuevas Iglesias y oficiar como ministro en una boda.

El historial de un acercamiento imparcial de las mujeres en el Ministerio en la División Interamericana indica que nosotros creemos y practicamos la indicación del Espíritu de Profecía que “There is no limit to the usefulness of the one who, putting self aside, makes room for the working of the Holy Spirit upon his heart, and lives a life wholly consecrated to God.”—Southern Watchman, Aug. 1, 1905. Christian Service, p. 254.

Esta clara enseñanza del Espíritu de Profecía también se extiende a todas las mujeres miembros de la familia de Dios, quienes han recibido el llamado de Dios, dedican todo al servicio.

Hay muchas congregaciones en nuestra División, donde las mujeres son elegidas y son ordenadas como ancianas de Iglesia, tienen posiciones de liderazgo en instituciones, así como organizaciones de la Iglesia, y la División Interameircana es una de las pocas divisiones que siguen el buen ejemplo de la Asociación General, que ha elegido a una mujer como vice presidente, quien sirve a la Iglesia con gran distinción, y muy efectivamente.

En nombre de la Iglesia mundial, y de los líderes mundiales, les solicitamos amablemente que ambas partes de esta discusión que recuerden que el debate sobre esto ha terminado, y debemos reenfocar nuestras energías en la misión de la iglesia.

Cristo viene pronto, y por la gracia de Dios, no permitiremos al enemigo que cause distracción del gran trabajo y obra que tenemos por delante. No insistamos en algo que la iglesia claramente ha indicado que no debemos hacer. Pero también, no debemos impedir u obstaculizar, y ser una piedra de tropiezo, donde la Iglesia ha indicado claramente que es una parte aceptable en las prácticas del ministerio, así como la ordenación de mujeres al ancianato, etc.

Tristemente, el agitar y contrarias las claras indicaciones de la Iglesia, que es correcto aceptar las mujeres ordenadas como ancianas, es tan serio como inclinarnos a la ordenación de la mujer sin la aprobación de la iglesia mundial. La iglesia es clara, no debemos ordenar a las pastoras, pero tampoco debemos agitar o perturbar la clara decisión de la Iglesia mundial sobre el asunto de la ordenación de la mujer las diaconisas.

Que el Señor los bendiga, mis queridos colegas, y que el resultado de su Ministerio, como siempre, sea de gran bendición para las congregaciones que sirven.

Maranatha,

leito

 

 

 

Israel Leito, President

Inter-American Division

 


FUENTE:

https://drive.google.com/open?id=0Bxa-xjkVWScYX3BMZXIycGo5NDA

https://drive.google.com/open?id=0Bxa-xjkVWScYQlYwM0Q3WVdZQlU

https://drive.google.com/open?id=0Bxa-xjkVWScYRGh0RmViVjFvNHM

2 thoughts on “Carta del Presidente de la División Interamericana sobre la Ordenación de la Mujer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *